Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player







Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


Historia de Nuestra Empresa:

Desde 1905, la Hacienda Victoria, que era propiedad de alemanes, estuvo cultivada de café, caña de azúcar y otros productos. Con el propósito de procesar estos productos sus dueños instalaron un ingenio. 
En los alrededores de la Hacienda, radicaban muchos pequeños y medianos agricultores quienes vendían sus cosechas a la Hacienda para su proceso industrial. Era a través de esta actividad que la  economía de la zona se desarrollaba.

En la década de los años 30 hubo tiempos difíciles debido a "La Gran Depresión del 29", cuyas repercusiones se sentían en todo el mundo.
Aquí, los más afectados eran los pequeños y medianos productores, que dependían de los mercados internacionales, por lo que era urgente buscar alternativas para subsistir y salir adelante.

Una de las fórmulas consideradas por ellos era la de agruparse cooperativamente e instalar su propio "ingenio", pero los tiempos eran difíciles y  no estaban preparados para dar un paso social tan grande.

Una década después, a raíz de los conflictos originados a consecuencia de la II guerra mundial, en Costa Rica los bienes de ciudadanos de origen italiano, alemán, e incluso español, fueron confiscados por el gobierno de la República. Esto no excluía a Hacienda Victoria de ser confisgada también.

Este hecho, como es de suponer, agravó la situación de incertidumbre de aquellos productores que entregaban sus cosechas a la Hacienda.

La situación de la  guerra que vivía el mundo y sus repercusiones en Costa Rica, había llevado a grupos emergentes de intelectuales, a formar un grupo de estudio y análisis de la problemática socio-económica que vivía la población costarricense. Así nació "El Centro para el Estudio de los Problemas Nacionales".

La recomendación que dio este grupo para resolver la problemática socioeconómica que se vivía en Grecia fue el cooperativismo, cuyos resultados en otros países habían sido muy halagadores y fructuosos.

Una empresa de tal magnitud era imposible de crear sin el aval oficial del gobierno, por lo que unos voluntariosos pioneros recurrieron a la Presidencia de la República, solicitando el apoyo y la legislación necesaria para que la Hacienda Victoria, expropiada en Grecia, se pusiera bajo el control del Banco Nacional de Costa Rica, del cual obtendrían el subsidio para la Cooperativa.

El 22 de julio de 1943, Poder Ejecutivo logró que el Congreso Nacional promulgara la ley N. 49, que facultaba al Estado a vender al B.N.C.R. la Hacienda Victoria y sus instalaciones, autorizando también, al mencionado banco para que organizara la Cooperativa de Producción Agrícola e Industrial, ejerciendo su control y administración hasta tanto la Cooperativa cancelara el 75% del valor total.

En esta etapa del proceso de cooperativización de la Hacienda Victoria, merecen especial mención los pioneros:

 José Manuel Peralta Quesada, José Joaquín Mora Mora, Alcides Barquero Ruiz, Ricardo Solís Ballestero, vecinos de Grecia. Así como: Gerardo Murillo Rodríguez, Juan Carlos Chávez Gómez, Luis Rodríguez Salas y Manuel Viquez Rojas del cantón de Poás, quienes dieron lo mejor de sí para lograr el objetivo.

También vale la pena agradecer  los jóvenes del Centro para el Estudio de los Problemas Nacionales, quienes con su entusiasmo, conocimiento y mística, supieron encausar las inquietudes de los agricultores. Al señor Presidente de la República, Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia, quien en todo momento apoyó el proceso y a aquel insigne varón Julio Peña Morúa, quien desde la gerencia del Banco Nacional, no sólo apoyó financieramente la gestión, sino que con su entusiasmo colaboró a que el proceso fuese más fácil.

La Cooperativa Agrícola Industrial Victoria quedó legalmente constituida el 12 de octubre de 1943, con veinte asociados y un capital inicial de diez mil colones, divididos en cien acciones de cien colones cada una (Ochenta y uno para el banco y diecinueve para el resto de los asociados).

El 31 de julio de 1956, el Banco Nacional entregó formalmente la Cooperativa a la Asamblea General, ya que había cubierto el 75 % de la deuda que estipuló la ley N. 49.

A partir de ahí, la empresa siguió creciendo y expandiéndose, no solo geográficamente, sino en su diversificación. Décadas después de aquellos hechos, gracias al apoyo y el esfuerzo de todos, palpamos los alcances y beneficios que la democracia económica logra en una sociedad.
 

Noticias      l      Cooperativismo      l     Contáctenos      l     Principal

© 2010 Derechos Reservados por CoopeVictora R.L.